Por qué desactivar el historial de Google Maps no impide que la aplicación sepa dónde estás (y qué puedes hacer para evitarlo)

Cada vez que buscas una dirección en Google Maps estás permitiendo que la aplicación sepa dónde estás y que guarde esa información en su base de datos... incluso aunque le digas que no lo haga.

Con solo abrir la app, el sistema almacena tu ubicación automáticamente y es capaz de adivinar cuál es la dirección de tu casa o de tu trabajo basándose en los lugares y la frecuencia con que los visitas.

Desactivar el historial de ubicaciones no evita que eso suceda.

La compañía asegura que lo hace para "mejorar la experiencia del usuario" y que ofrece "controles robustos" para que sus clientes puedan "borrar sus historiales en cualquier momento".

De hecho, hace apenas un par de semanas publicó en su sitio web un nuevo post titulado "Facilitando el control de tus datos en Google", en el cual el director de gestión de producto, Eric Miraglia, explica los pasos a seguir para quienes no quieran dejar rastro en el buscador.

Sin embargo, en el caso de Maps, es más difícil evitar dejar huella.

¿Qué aparece en el historial y para qué sirve?

Cuando realizas una búsqueda en Google Maps o estableces una ruta, la empresa la guarda y la registra en su memoria. Todo lo que has buscado queda almacenado en un apartado llamado "Historial de ubicaciones" en el que se especifican los "recorridos del usuario".

Esos datos no solo sirven para que el servicio funcione bien, sino que además permite a los anunciantes -desde 2014- monitorear la efectividad de su publicidad en línea.

Muchos creen erróneamente que desactivar el historial es suficiente para que no consten esos registros.

"Uno pensaría que decirle a Google que no quiere que siga su ubicación mediante la desactivación de una opción llamada 'Historial de ubicaciones' evitaría que el gigante de internet almacene datos sobre su ubicación", escribió en su blog el investigador de seguridad británico Graham Cluley.

"Pero resulta que eso no es así", añadió el especialista, citando un estudio reciente de Associated Press en el que se analizó esta cuestión.

Ese informe causó el enojo de varios legisladores estadounidenses, que acusaron a la firma de vulnerar la privacidad de sus usuarios.

La empresa respondió entonces (a finales de agosto) asegurando que provee "descripciones claras de sus herramientas". Y ha respondido de nuevo ahora con las novedades presentadas por Miraglia sobre la privacidad del historial de búsquedas.

Si bien es cierto que esos cambios solo afectan por ahora a quienes usen el buscador, el directivo asegura que "el año que viene lo expandiremos a Maps, y después de eso a muchos otros productos de Google".

"Tener acceso a controles de privacidad de manera directa en productos de Google que usas cada día es una de las cosas en las que trabajamos de manera constante para que todo el mundo tenga privacidad", añadió.

Pero de momento borrar el historial de búsquedas en Maps no borrará tus datos de Google.

"Los datos que se guardan en tu cuenta te permiten disfrutar de experiencias más personalizadas en todos los servicios de Google", defiende la compañía.

¿Qué puedes hacer tú?

Si quieres comprobar lo que Google Maps sabe sobre ti, puedes acceder a tu cuenta de Google y hacer clic en "Tu información personal". En ese archivo verás varios datos personales y una opción llamada "Cronología de Google Maps".

Si accedes a ella verás tus sitios más visitados, tus viajes, tu historial de ubicaciones, la dirección de tu casa y de tu trabajo... y en qué día, mes y año fuiste a cada lugar.

Pero aunque borrar el historial de búsquedas no basta para evitar que Google sepa dónde estás, hay otra opción que sí te permitirá evitar que almacene esos datos. Es lo que Google llama "Actividad en la web y en aplicaciones". En en ese apartado aparecen "tus búsquedas y tu actividad en otros servicios de Google".

La empresa asegura que sirve para que puedas obtener "mejores resultados y sugerencias", pero al mismo tiempo le permite saber mucho más sobre ti.

Para inhabilitar esa función debes acceder a tu cuenta de Google y hacer clic en "Controles de la actividad de tu cuenta" y después hacer en "desactivar" para deshabilitar la función.

Qué es el "toque fantasma" del iPhone X y qué ofrece Apple para solucionarlo

El iPhone X fue el smartphone más costoso (US$999) en 10 años de historia de Apple. Pero el celular que la compañía de Cupertino vendió exitosamente con el lema "un salto hacia adelante" dio un gran salto hacia atrás en su reputación cuando decenas de sus clientes comenzaron a quejarse en internet sobre una falla conocida como "toque fantasma".

Los foros de Apple echaban humo sobre el tema: hay cientos de resultados al buscar en término en inglés ("ghost touch") en la página de soporte técnico de la compañía.

Se trata de una extraña falla que afecta a la pantalla del iPhone X -la primera de Apple en desbloquearse sin botón de inicio- y que genera un efecto por el cual una especie de dedo invisible parece mover a su antojo los elementos que aparecen en ella.

En otros casos, la pantalla no responde o funciona de forma errática.

"Mi iPhone X ha quedado prácticamente inutilizable debido al toque fantasma. He tratado de reiniciarlo varias veces pero cada vez va a peor. ¿Pueden ayudarme?", escribió un usuario llamado Lewis en el sitio web de Apple en agosto de 2018.

Uno de los técnicos de la firma le contestó con un enlace a una página de ayuda en la que Apple sugiere reiniciar el dispositivo "si la pantalla no responde al tacto". No ofrecía más soluciones si ya lo reiniciaste y aun así no funciona, como apuntaba Lewis.

En Reddit también hay decenas de comentarios reflejando el problema. En algunos de ellos, los clientes de Apple se muestran "molestos", "furiosos" e incluso "disgustados".

Pero, tras varios meses de polémica en internet, la empresa ha reconocido el problema.

"Un componente"

"Apple ha determinado que algunas pantallas de iPhone X pueden experimentar problemas táctiles debido a un componente que puede fallar en el módulo de la pantalla", explica la compañía en un comunicado que publicó este viernes en su sitio web.

La firma tecnológica dice que en los dispositivos afectados la pantalla -o parte de ella- no responde inmediatamente al tacto o reacciona incluso cuando no se toca.

En ambos casos, la compañía ha lanzado un programa dereemplazo (libre de gastos) de la pantalla en tiendas Apple o en proveedores autorizados.

La oferta es válida solo para los iPhone X que hayan sido afectados por este problema. La empresa se compromete a mantenerla en vigor durante un periodo de tres años.

La compañía también dice que en algunos países no se cubre esa medida. En ese caso, el cliente deberá solicitar un reembolso.

Los antecedentes

Esta no es la primera ocasión en la que los celulares de Apple experimentan problemas.

Una de las últimas controversias de Apple tuvo que ver con el caso "Chargegate". Refleja los problemas con las baterías de los nuevos teléfonos inteligentes iPhone XS y XS Max, que presentan fallos para cargarse cuando se conectan.

También hubo polémica por la ralentización deliberada de algunos modelos de iPhone con las actualizaciones del software, algo que Apple reconoció por primera vez en 2017 y que justificó como una forma de gestionar el envejecimiento inevitable de las baterías de iones de litio.

"Nuestro objetivo es proporcionar la mejor experiencia a nuestros clientes", dijo la empresa.

"Apple siempre fue muy bueno a la hora de gestionar las expectativas... este es un ejemplo de cómo lo arruinaron", escribió entonces el desarrollador bloguero tecnológico Nick Heer.

Otros analistas acusaron a la firma de "falta de transparencia".

Esta vez no ha explicado mucho sobre el "componente" que explica el fallo de los iPhone X, pero sí ofrece un reemplazo gratuito.

En 2016, el iPhone 6 Plus también tuvo complicaciones con la pantalla táctil. Sin embargo, en aquella ocasión la empresa les cobró US$149 a sus clientes por arreglarla.