5 motivos por los que tu smartphone se puede calentar (y cómo solucionarlo)

 

Puede ocurrirte cuando menos lo esperas. Sacas el teléfono del bolsillo, te lo llevas a la oreja y... tienes que alejarte de inmediato porque está ardiendo.

También es posible que lleves un rato usando el celular y se apague de repente sin motivo aparente, vaya más lento o te muestre un mensaje de error en la pantalla.

¿Es normal que se sobrecaliente el teléfono móvil? La respuesta es sí. Pero las causas pueden ser varias.

Algunas tienen que ver con el hardware, el "cerebro" de tu teléfono. Otras, son externas.

Te contamos cuáles son las más habituales.

1. Necesita un descanso

Una de ellas puede ser, simplemente, que lo usaste demasiado.

Es posible que lo hayas conectado durante demasiado tiempo a un dispositivo externo, como un altavoz, la señal WiFi o el Bluetooth, o que hayas usado una aplicación o un juego durante demasiadas horas.

También puedes haber abusado de la cámara de fotos o de video. A veces, 20 minutos seguidos pueden ser demasiados.

¿CÓMO EVITARLO?: Haz pausas de algunos minutos cuando uses una misma aplicación. El teléfono necesita un descanso (y puede que tú también). También es recomendable apagar las aplicaciones que no utilices y evitar poner el brillo de pantalla al máximo nivel.

2. Demasiado sol (o frío)

Otros factores son externos.

¿Dejaste tu teléfono expuesto al sol o lo sometiste a frío extremo? Mala idea. Tu smartphone es inteligente... pero no está preparado para eso.

¿CÓMO EVITARLO?: Protege siempre el teléfono del sol y de las temperaturas extremas. Ponlo a la sombra. Evita la luz directa. No lo expongas a humedad. Si ya se sobrecalentó, enfríalo con un ventilador... ¡pero no lo metas bajo ningún concepto en la nevera! Usa el sentido común.

3. Tiene un virus

Puede que te hayan instalado un malware, un software malicioso, a través de un virus en forma de aplicación.

Después de todo, a algunos desarrolladores de apps les interesan más tus datos que la salud de tu teléfono.

¿CÓMO EVITARLO?: No instales aplicaciones de fuentes desconocidas. Puedes bloquearlas automáticamente dentro de las opciones de seguridad del menú de configuración del celular, haciendo clic en "Orígenes desconocidos" o "Fuentes desconocidas". Si ya es tarde, haz una limpieza general y "resetea" el teléfono.

4. Tu carcasa protectora lo está sofocando

Sí. Es posible que la carcasa que compraste para proteger el celular esté causando más problemas que soluciones. Es más habitual de lo que parece.

¿CÓMO EVITARLO?: Prescinde de la carcasa temporalmente para ver si es el motivo del calentamiento. En cualquier caso, ayudará a que el dispositivo se enfríe antes.

5. La batería está defectuosa

Las baterías de litio son delicadas. El estado de la batería de tu celular puede tener mucho que ver con el exceso de calor.

En algunos casos, incluso puede hacer que el móvil comience a arder.

¿CÓMO EVITARLO?: Evita cargar la batería en exceso (mejor al 80-90% que al 100%). Usa cables de buena calidad, a veces cargar el teléfono con un cable defectuoso puede ser la clave del problema.

 

La curiosa razón por la que en los anuncios de Apple siempre son las 9:41

En Apple nada es casual. Ni siquiera lo que aparece en las pantallas de los dispositivos que aparecen en las imágenes para promocionar sus productos.

Si uno acude a la página oficial de venta de aparatos de la compañía co-fundada por Steve Jobs podrá comprobarlo.

Hay un denominador común entre los dispositivos estrella que comercializa la compañía de Cupertino además de la icónica i que precede al nombre de cada uno de sus productos.

Y este es la hora que aparece en la pantalla de cada uno de ellos. Siempre la misma: las 9:41.

Esta hora aparece reflejada también en los comerciales que lanza la compañía tanto online, como en prensa o por televisión.

Y la razón de por qué ocurre esto se la develó hace poco un antiguo desarrollador del sistema iOS de Apple, Scott Forstall, a Jon Manning, otro desarrollador que trabaja para la empresa Secret Lab en Australia.

Todo estudiado

"Diseñamos las presentaciones para que la gran revelación del producto ocurra a los 40 minutos", explicó Forstall.

"Cuando aparece la imagen grande del producto en la pantalla, queremos que el tiempo que se muestra sea similar al tiempo real en los relojes de la audiencia. Pero sabemos que no acertaremos exactamente 40 minutos".

Fue así como al principio, en la presentación de los primeros iPhones, la hora que aparecía en las imágenes de promoción era 9:42, porque el anuncio se hizo 42 minutos después de haber empezado el acto, y no a los 40 como estaba previsto.

La hora cambió a las 9:41 cuando en 2010 se presentaron los primeros iPads y el nombre de la primera tableta se desveló a esa hora. Es la que permanece a día de hoy.

No todas las presentaciones de Apple se hacen a las nueve y, por tanto, no todas sus novedades se anuncian a las 9:41.

De hecho, la última en la que se presentó el nuevo IPhone XS y iWatch se había convocado a la prensa a las 10 de la mañana (hora local). El anuncio estrella se produjo por tanto a las 10:41 y no las 9:41.

Pero esta hora es especial para la compañía por otra razón más.

Fue las 9 de la mañana de un 9 de enero de 2007 que Steve Jobs presentó un producto innovador que daría un nuevo impulso a la empresa de la manzana.

"Hoy Apple va a reinventar el futuro del teléfono", dijo Jobs mostrando por primera vez el primer iPhone de la historia cuando pasaban poco más de 40 minutos de las 9.

Cómo es el ascensor espacial de Japón que "subirá" a la Estación Espacial Internacional

Japón se está preparando para una misión muy especial. Un sueño inspirado en la Torre Eiffel con el que busca hacer historia: viajar al espacio en ascensor.

Se trata de un elevador para transportar personas y carga a través de un cable de acero.

La primera prueba es un experimento en el que se enviarán dos pequeños satélites cúbicos dentro de un contenedor. Estaba prevista para el 10 de septiembre desde el Centro Espacial Tanegashima, Japón, a las 22.32 GMT, pero un pronóstico de tifón obligó a retrasarlo unos días hasta el viernes.

Será la primera prueba de estas características en el espacio. Si es exitosa, puede que logre despertar interés sobre los elevadores espaciales, que algunos daban por imposible.

Un equipo de investigadores de la Facultad de Ingeniería Universidad Shizuoka está detrás del proyecto que pretende llegar hasta la Estación Espacial Internacional, a 400 km de altura. Una cámara registrará cada uno de los movimientos.

Pero la idea no es nueva. De hecho, los científicos llevan décadas soñando con ella.

Un viaje a toda velocidad

En 1895, el físico ruso Konstantin Tsiolkovsky quedó deslumbrado por la Torre Eiffel de París. Y pensó que podría usarse una estructura similar para lanzar cuerpos al espacio.

La idea consistía en usar la fuerza centrífuga de la rotación del planeta, como si fuera una cuerda atada a una pelota de fútbol que se hace girar.

Escritores de ciencia ficción como Arthur C Clark, quien lo describió con detalle en su novela "Las fuentes del paraíso" (1979), también imaginaron que fuera posible.

Pero, ¿cómo hacerlo realidad?

Los científicos japoneses dicen que su sistema, cuyo contratista principal es la constructora Obayashi Corp, el coste se estima en unos US$9.000 millones.

"Nuestros expertos en construcción, clima, comportamiento del viento y diseño dicen que es posible", declaró hace unos años un portavoz de la compañía, cuando el proyecto estaba en su fase inicial.

Una vez terminado, esperan que el elevador sea capaz de transportar hasta 30 personas dentro de un contenedor con forma de óvalo que se moverá a 200 km/h en un trayecto que durará ocho días.

Un motor eléctrico impulsará la cabina a través del cable, que tendrá una longitud total de 96.000 km. Se espera que esto sea posible hacia el año 2050.

"En teoría, un ascensor espacial es altamente plausible. Los viajes espaciales pueden convertirse en algo popular en el futuro", declaró Yoji Ishikawa, quien dirige el equipo de investigación.

No todos están de acuerdo.

Vientos en contra

El mayor reto es encontrar un material lo suficientemente fuerte como para combatir la gravedad y los vientos de la atmósfera. Por eso los proyectos que hasta ahora se han planteado integran nanotubos de carbón, hasta 20 veces más fuerte que el acero.

La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) también quieren hacerlo viable. El físico estadounidense Bradley C. Edwards dijo que se necesitan unos 20 años para construirlo.

En 2009, la ESA mostró un prototipo en la Segunda Conferencia Internacional de Diseño del Ascensor Espacial.

Y unos años más tarde, la empresa canadiense Thoth Technology Inc. logró obtener una patente en Estados Unidos para crear una torre inflable de 20 km de altura que lograra el propósito, aunque todavía no se ha desarrollado el proyecto.

Pero para el empresario espacial Elon Musk la idea es "extremadamente complicada".

"No creo que sea realista crear un elevador espacial. Sería más fácil construir un puente de Los Ángeles a Tokio", dijo en una conferencia en el MIT.

Pronto saldremos de dudas.