Así lograrás planchar tu cabello rápido y sin dañarlo

Planchar el cabello puede ser rápido y podemos evitar dañarlo

 

Para quienes les gusta llevar el cabello planchado, hay dos puntos importantes para que alisar el cabello no se vuelva un problema; se trata de poder hacerlo de forma rápida y sin maltratar el cabello, y ambas cosas son posibles. A continuación te decimos como hacer de dicha tarea algo más sencillo y menos dañino; toma estos consejos.

1.- Desenreda tu cabello

Desenredar tu cabello permite que esta sea una tarea más fácil, pues si hay mechones enredados estos serán un obstáculo para deslizar la plancha.

2.- Tener el cabello seco

Para planchar el cabello hay que asegurarse de que esté completamente seco, así te aseguras de no quemarlo, pero también será más fácil la tarea; cualquiera que intente planchar el cabello mojado, se dará cuenta de toma más tiempo y a veces no queda completamente liso.

3.- Buena plancha

Comprar una plancha de buena calidad hace la diferencia entre un cabello con apariencia sana y con aspecto quemado; la placa que está en contacto con nuestro cabello puede ser más o menos dañina, por lo que se recomienda usar planchas con placas de titanio y cerámica.

4.-Proteger el cabello

Existen productos que puedes colocar sobre tu cabello, para que el impacto del calor sobre el mismo sea menor. Hay que recordar que tras colocar un producto en tu cabello, debes esperar a que se seque para plancharlo.

5.-Temperatura correcta

El grosor del cabello determina la temperatura que debemos utilizar para plancharlo, entre más grueso, debe ser mayor la temperatura. El cabello más delgado debe plancharse a 250 o 300 grados.

 

Sombreado cut crease: pasos fáciles para lograr la técnica de maquillaje 2018

La explicación de la maquilladora Connie Moreno para aplicar la tendencia que es furor en las redes.

Si aprovechás las redes sociales para inspirarte en los looks más elaborados de maquillaje, seguramente habrás visto fotos del sombreado cut crease.

¿De qué se trata? De una técnica inspirada en los años 60 y que hoy es una de las tendencias furor. Su punto distintivo es que busca focalizar un punto de atención en la profundidad del párpado.

Para implementarlo, seguí las explicaciones de la maquilladora Connie Moreno.

Materiales

- un trío de sombras en la misma gama. Puede ser un conjunto en tonos marrones, que tenga una opción más clara (beige o marfil), una intermedia (marrón dulce de leche) y otra oscuro (chocolate).

- un rubor en tono durazno.

Paso a paso 1

Con un pincel o hisopo, aplicá el tono oscuro trazando la profundidad del parpado superior (es la unión entre el párpado fijo y el móvil).

2. -Sobre ese trazo, colocar el color intermedio con un pincel blender (es el que tiene terminación tipo esponja y que suele venir con las sombras), realizando movimientos circulares. Con cuidado de no difuminar la línea oscura.

3.- Superponer unas pinceladas de rubor sobre la sombra aplicada en el paso anterior. Utilizar para esto el pincel blender. La idea de esta instancia es hacer una transición desde el sombreado con el tono intermedio hacia la ceja. Tené en cuenta dejar un espacio libre para aplicar el tono claro, que servirá como iluminador.

4.- Aplicá el tono claro en el párpado móvil y debajo de la ceja.

5.- Si tenés práctica con el delineado, dibujá con un lápiz negro una línea sobre el nacimiento de las pestañas. Tené en cuenta que este paso puede saltearse.

6.- Colocá bastante máscara para pestañas en tono negro tanto en las pestañas superiores como inferiores.

¡Lista para impactar!

Entre el chupete, la culpa y la vuelta al trabajo

Una iniciativa busca integrar la maternidad a la carrera laboral de las mujeres.

Que en el mercado de trabajo aún persisten las diferencias de género ya lo sabemos: las mujeres cobran casi un 30% menos que los varones. Pero las mujeres con hijos son las más perjudicadas en esta realidad, en la que no solo cobran menos, sino que trabajan fuera del hogar menos cantidad de horas, porque destinan gran parte de su jornada a ocuparse y cuidar de los chicos. Así, el nacimiento de un hijo no solo impacta en su vida al interior de la casa, o en cómo se ve a sí misma, sino en su carrera laboral. "Es un momento de fuga de talentos", asegura Silvina Prekajac, fundadora de la nueva consultora Giving Birth, que busca acompañar y potenciar a mujeres profesionales en su maternidad.

"Un puesto de jefatura o gerencia suele coincidir hoy con la maternidad; y si esa mujer se va de la empresa para poder ser madre, no solo ella se pierde la oportunidad de seguir creciendo, sino que la empresa se pierde ese talento", afirma a Clarín. Y eso se ve en la pirámide de puestos laborales, en donde las mujeres ocupan los peores puestos (aquellos que están en la base y son peor pagos) y su representación disminuye a medida que se avanza en la jerarquía: ocupan solo el 6% de las sillas de gerente general, el 15% de los cargos de dirección, el 27% de las gerencias, el 28% de las jefaturas y representan al 40% de analistas (según datos de Mercer).

Silvina comenzó a vivir en carne propia estas dificultades cuando, hace menos de dos años, nació su hija Bianca. Tras regresar de la licencia por maternidad, el mundo corporativo de la empresa multinacional en la que trabajaba le empezó a hacer ruido: menos de un puñado de gerentas y una multitud de sus pares varones mantenían reuniones hasta las ocho o nueve de la noche, mientras que para usar el lactario debía pedir permiso con el sacaleches en mano a aquellos que se reunían allí con otros fines.

A pesar de los "beneficios" que contemplaba la empresa para conciliar el trabajo con la vida familiar, eran pocas las veces que podía hacer uso real de éstos. "Entonces, ¿para qué estaban? ¿Por una cuestión marketinera de empresa socialmente responsable?", se pregunta hoy esta licenciada en administración de empresas y comercialización con un posgrado en management.

No es a la única a la que le pasó esto: según el informe Diversidad e Integración de la asociación empresaria IDEA -que contó con la participación de 2.727 personas de 430 organizaciones y fue publicado por el diario La Nación-, el 45% de las madres profesionales encuestadas dijo que su carrera profesional se vio condicionada después del nacimiento de sus hijos (entre los varones padres ese número desciende a 13%).

Empezó a tener conversaciones internas y con otras colegas sobre cómo quería transitar la maternidad y, como gerenta de marketing, se preguntó qué ejemplo les daba a otras profesionales de la compañía y a aquellas que aun no habían sido madres, si ella no respetaba sus propios tiempos. Intentó algunos cambios al interior de la empresa pero, al mismo tiempo, gestó la idea de armar una consultora que entendiera la maternidad como un momento de suma de capacidades -y no de "pérdida de tiempo"- en donde la clave sea aprender a gestionarlas, y potenciarlas. Nueve meses después de su primer parto, dio a luz a Giving Birth hace menos de un año.

"Es un momento en el que cambia tu identidad. Entonces, ¿por qué no aprovechar este momento bisagra para reinventarse y capitalizar un montón de habilidades de liderazgo que se ponen en juego en la maternidad?", apunta Prekajac. Su iniciativa contempla programas de mentoreo -individuales o corporativos- y seminarios on line que buscan acompañar a las mujeres madres desde el embarazo hasta el primer trimestre luego de la reincorporación al entorno laboral. Y dice que un gran eje a abordar en casi todos los casos es el manejo de la culpa, ya sea por dejar al bebé por unas horas para ir a trabajar como por quedarse en casa a cuidarlo -por elección o necesidad-. "¿Cómo positivizar la culpa? Entendiendo que ésta viene porque uno busca el ideal, lo perfecto, pero algo tenemos que ceder y poner foco en lo prioritario".

Microondas: 6 errores que solemos cometer

Sus funciones van más allá de poner comida dentro del aparato y apretar el botón de inicio.

El microondas es probablemente uno de los electrodomésticos más infravalorados, ya que suele verse como un aparato utilizado mayormente por principiantes de la cocina y personas a quienes no les gusta cocinar. Sin embargo, las funciones del microondas van más allá de poner comida dentro del aparato, girar la rueda y apretar el botón de inicio.

Los microondas tienen ciertas normas: no se pueden usar al azar, para cualquier función. De esta manera, es muy posible que echemos a perder los alimentos o, incluso, el propio aparato, por no saber usarlo o limpiarlo. Algunos de los errores más frecuentes a la hora de usarlo.

1. Usar sólo la configuración de potencia más alta.

Cuando calentamos en el microondas lo hacemos a una potencia por defecto, que suele ser la más alta, para así tener la comida lo antes posible. Solo nos preocupamos en poner el tiempo y apretar el botón de inicio.

Sin embargo, no todos los alimentos necesitan la misma forma de cocinar. Por ejemplo, cuando queremos calentar una comida cocida anteriormente, se recomienda una potencia pequeña. Si se hace a la potencia máxima, los alimentos pueden quedar resecos debido al exceso de cocción.

2. Usar envases cuadrados.

Antes de analizar este error, cabe destacar que no todos los tuppers son aptos para meterse en el microondas, debemos asegurarnos de esto antes de usarlo. La mayoría de los envases son cuadrados o rectangulares, pero los más útiles son los redondos, para que los alimentos se cocinen de manera uniforme.

Las esquinas se calientan mucho más rápido que el resto, de manera que algunas partes de la comida se cocinan demasiado. Sin embargo, con los envases redondos, todas las áreas se calientan al mismo tiempo. En el caso de no tener tuppers redondos aptos para el microondas, calienta la comida en un plato.

3. Poner sal a la comida antes de ponerla en el microondas.

Es un error que no conlleva daños a nuestro organismo, pero sí perjudica la calidad de los alimentos. Si se espolvorea mucha sal en la comida antes de calentarla en el microondas, la parte superior de ésta se secará. Lo mejor es salpimentar los alimentos después de calentarlos, ya que así tendrá el sabor deseado.

4. No sacar la comida del plato.

Uno de los problemas de calentar las sobras es que no estén a la misma temperatura de manera uniforme. Para conseguirlo, algunos expertos recomiendan configurar el temporizador para hacerlo con ráfagas de aproximadamente un minuto. Entre ráfaga y ráfaga, se debe sacar la comida del microondas y mezclarla. En el caso de aquellas comidas que no se pueden revolver, como es el caso de la carne, lo mejor es darla la vuelta.

5. Descongelar la carne cruda.

En un primer momento, puede llegar a parecer una buena idea porque agiliza el proceso de descongelación, pero como no se calentará de manera uniforme, un trozo estará medio caliente y el otro, medio congelado. Además, este proceso provoca que la textura de la carne se vuelva gomosa.