Por qué Cuba está en el centro de un conflicto entre Estados Unidos y la Unión Europea

Estados Unidos y la Unión Europea parecen haber entrado en rumbo de colisión por causa de un cambio en la política de Washington hacia Cuba que amenaza a las empresas europeas con inversiones en la isla.

La pasada semana, el gobierno del presidente Donald Trump anunció que permitirá que ciudadanos estadounidenses demanden a las compañías extranjeras con intereses en propiedades confiscadas después de la revolución de 1959, bajo los términos de la denominada Ley Helms-Burton.

Pero la UE ya advirtió que se podría verse "obligada a utilizar todos los medios a su disposición (…) para proteger sus intereses" en la nación caribeña, incluyendo reactivar un caso en contra de EE.UU. en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

De hecho, en una carta enviada al secretario de estado de EE.UU. Mike Pompeo, las encargadas de relaciones exteriores y comercio de la UE le recordaron que las empresas europeas demandadas en ese país podían recurrir a los tribunales europeos para tratar de recuperar cualquier pérdida.

Y en la misiva, citada por la agencia Reuters, Federica Mogherini y Cecilia Malmström también le hicieron notar a Pompeo que muchos de los principales potenciales demandantes bajo la Ley Helms-Burton, también tenían intereses en la Unión Europea.

"Esto podría desencadenar un ciclo contraproducente que perjudicará el clima de negocios", se lee en la carta.

Las cancillerías de varios países europeos se han pronunciado en el mismo sentido, con Reino Unido recordando que considera "ilegal, según el derecho internacional (...) la aplicación extraterritorial de las sanciones del Título III (de la Ley Helms Burton)" y advirtiendo que trabajará con la UE para proteger a sus empresas.

"La mejor manera de alentar a Cuba a respetar las libertades democráticas y los derechos humanos, implementar una reforma política o desempeñar un papel menos nocivo en Venezuela es a través del diálogo y la cooperación, no del aislamiento", dijo un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores británico.

"La demanda ante la OMC diría que es casi obligada", dio por su parte el embajador de España en Cuba, Juan Fernández Trigo.

Ley Helms-Burton

La Ley Helms-Burton fue aprobada por el congreso estadounidense en 1996, pero su Título III, que permite las demandas por propiedades en Cuba, fue suspendido casi inmediatamente para evitar un conflicto con la UE y Canadá, que también tiene empresas con importantes inversiones en Cuba.

Y durante 23 años, las administraciones Clinton, Bush, Obama y hasta la del mismo Trump siguieron haciendo lo mismo cada seis meses, con la última suspensión firmada por Pompeo a inicios de mes para extenderla hasta el próximo 1 de mayo.

Trump, sin embargo, ha venido endureciendo la posición estadounidense en claro contraste con la política de acercamiento de Barack Obama.

Y la pasada semana su asesor de seguridad nacional, John Bolton, anunció el próximo levantamiento de la prohibición como parte de una serie de medidas destinadas a presionar a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, a los que describió como "una troika de la tiranía".

Aunque todavía no está claro si las potenciales demandas, que se cree serían presentadas principalmente por ciudadanos cubano-estadunidenses, serían admisibles en los tribunales estadounidenses, que podrían verse sobrepasadas por las mismas.

Según la agencia de inteligencia Stratfor, las demandas vinculadas a las confiscaciones podrían sumar unos 6.000 casos por un valor estimado en US$1.900 millones, sin incluir décadas de interés.

Reuters, por su parte, afirma que el departamento de Justicia de Estados Unidos ha certificado unos 5.913 reclamos de compañías e individuos que fueron sujeto de expropiación en Cuba, por un valor estimado en US$8.000 millones.

Mientras que el departamento de Estado calcula que el levantamiento de la prohibición podría producir hasta 200.000 demandas judiciales.

Entre las firmas estadounidenses con derecho a reclamos figuran además verdaderos pesos pesados como Exxon Mobil, Texaco, Coca Cola, Colgate Palmolive y Office Depot.

Pero muchas podrían abstenerse para no tener que enfrentarse en tribunales a algunos de sus clientes o afectar sus operaciones en la UE.

Problemas a la vista

Numerosos expertos también han advertido que las posibilidades de que los que fueron confiscados reciban alguna compensación podría verse complicado, en lugar de facilitado, por la entrada en vigor del polémico Título III.

En contraste, lo que sí parece seguro es un enfrentamiento entre Washington y Bruselas, por más que Bolton haya dicho que la decisión no pasaría de ser un pequeño bache para el mundo de los negocios pero "manda una poderosa señal" a Cuba.

Entre las empresas europeas que podrían verse afectadas están las cadenas hoteleras españolas Meliá, Iberostar y Barceló, así como su similar francesa Accor. También el fabricante de licores francés Pernod Ricard, dueño de la marca Havana Club, y el conglomerado de bienes de consumo británico-holandés Unilever.

De hecho, desde 2017 la Unión Europea es el principal socio comercial de Cuba, que ha sido objeto de numerosas sanciones comerciales por parte de EE.UU. -incluyendo un embargo económico- desde el inicio de la década de 1960.

Pero, para muchos analistas, el recrudecimiento de las sanciones -que se habían relajado muchísimo hacia el final del segundo mandato de Obama- tienen como objetivo principal debilitar la alianza entre Cuba y Venezuela.

Y, sobre todo, congraciar a Trump con la influyente comunidad cubano-estadounidense de Florida de cara a a las elecciones de 2020.

 

Ataque en Sri Lanka: National Thowheed Jamath, el grupo islamista al que acusan de uno de los peores atentados desde el 11-S

Hasta el pasado domingo de Pascua, muy pocos, incluso en Sri Lanka, sabían qué era el National Thowheed Jamathla.

Pero de ser perseguidos hace un año por romper narices de estatuas de Budas, el pequeño grupo islamista pasó a ser responsabilizado por uno de los mayores ataques extremistas en el mundo desde el 11 de septiembre de 2001.

Y es que el grupo, cuyo nombre en español podría traducirse como Organización Nacional de Monoteísmo (ONM), fue señalado por el gobierno de Colombo de estar detrás de las ocho explosiones que estremecieron el Domingo de Pascua la isla y dejaron al menos 321 muertos y 500 heridos.

Hasta este lunes ni el ONM (ni ningún otro grupo) había reivindicado su responsabilidad en los ataques, pero el ministro de Salud, Rajitha Senaratne, culpó a la organización de estar detrás de los atentados en uno de los días más sagrado del calendario cristiano.

Y además, alertó que no actuaron solos.

"Hubo una red internacional sin la cual estos ataques no podrían haber tenido éxito", comentó Senaratne.

Este martes, el autodenominado grupo Estado Islámico (EI) reivindicó las explosiones.

"Los perpetradores del ataque que tuvo como objetivo a nacionales de la alianza [anti EI liderada por Estados Unidos] y cristianos en Sri Lanka anteayer eran combatientes de Estado Islámico", fue el breve mensaje publicado en Amaq, el medio de comunicación del grupo.

La mayoría de las víctimas son de Sri Lanka, pero también perdieron la vida otras personas de Australia, China, Dinamarca, Estados Unidos, Holanda, Japón, Portugal, Reino Unido y Turquía que se encontraban en algunas de las tres iglesias o tres hoteles atacados.

Hubo seis explosiones casi simultáneas en tres iglesias y en tres hoteles de lujo de varias ciudades. Poco después explosionó otra bomba cerca del zoológico, y una octava en un barrio residencial.

Otros 87 dispositivos explosivos fueron encontrados este lunes sin denotar en la terminal de autobuses.

¿Qué se sabe de la Organización Nacional del Monoteísmo?

Se cree que la ONM se creó hace unos tres años, luego de que un grupo de jóvenes musulmanes radicales se separara de otro grupo islamista de línea dura, el Thowheed Jamath de Sri Lanka (SLTJ).

Según expertos en contraterrorismo, su base de operaciones ha estado desde entonces en el este de Sri Lanka, lejos de las costas occidentales, más cosmopolitas.

En marzo de 2017, el grupo apareció en las noticias, luego de que se viera involucrado en un violento enfrentamiento en Kattankudy, una comunidad mayoritariamente musulmana cerca de la ciudad oriental de Batticaloa, donde tuvo lugar también uno de ataques del domingo.

El año pasado, el grupo fue responsabilizado por una serie de actos vandálicos que afectaron varios templos budistas en Mawanella, en el centro de la isla.

La destrucción de varias estatuas de Buda y de templos les dieron ciertos titulares, pero desde entonces nada más se supo de ellos.

¿Cómo está organizado?

Según expertos consultados por el programa Newshour de la BBC, la ONM está compuesta casi exclusivamente por jóvenes y no parece tener una jerarquía o estructura organizativa sólida ni jefes ancianos.

De acuerdo con algunos reportes, su principal figura es Mohomad Saharan, un joven predicador extremista cuyo nombre apareció en reportes filtrados de inteligencia que advertían de la posibilidad de los ataques y que, al parecer, fueron desestimados por el gobierno de Sri Lanka.

Alan Keenan, director de Sri Lanka para el International Crisis Group, contó al programa BBC 5 Live que tras el vandalismo en Mawanella el año pasado, la policía arrestó a un grupo de adolescentes que eran discípulos de Saharan.

¿Cuán relevantes era el grupo antes del ataque?

La Organización Nacional del Monoteísmo es considerada un grupo marginal extremista dentro de una pequeña minoría religiosa.

Y es que solo el 9,7% de la población de Sri Lanka (de aproximadamente 21 millones de habitantes) son musulmanes, frente a más de 70% de mayoría budista.

A diferencia de otros grupos extremistas, su presencia en las redes sociales también es escasa.

Aunque tienen una página de Facebook, su contenido pasa semanas sin actualizarse y no postean nada en su Twitter desde marzo de 2018.

El sitio web del grupo también aparece fuera de línea, aunque no está claro si su salida de internet tuvo lugar antes o después de los ataques del domingo.

¿Cuál es su ideología?

Hasta los atentados del Domingo de Resurrección, la organización era generalmente percibida como un grupo antibudista que buscaba impulsar el islamismo de forma violenta en Sri Lanka.

Según Keenan, los recientes ataques muestran que la organización busca llevar el movimiento yihadista global a la isla y crear odio, miedo y divisiones en la sociedad.

¿Cuál es su relación con otras organizaciones extremistas internacionales?

El gobierno de Sri Lanka y expertos en contraterrorismo dan por hecho que la forma en la que se organizaron los ataques, la fecha (el día más sagrado para los cristianos) y la coordinación entre las explosiones sugieren vínculos del grupo con otras organizaciones extremistas internacionales.

El presidente del país, Maithripala Sirisena, también alegó que agencias de inteligencia de Sri Lanka consideraban que los ataques fueron apoyados por "organizaciones terroristas" de otros países.

Expertos en seguridad consultados por la BBC coinciden en que la coordinación con la que se realizaron los ataques muestra que fueron detalladamente planificados, lo que sugiere que también pudieron haber recibido una "considerable financiación y experiencia" de otros grupos extremistas en el extranjero.

"Ahora estamos investigando el apoyo internacional que tuvieron, cómo prepararon a los atacantes suicidas y produjeron bombas como esta", comentó Senaratne.

Aunque se desconocen aún sus vínculos, los expertos creen que dada la composición de la ONM (jóvenes arraigados a sus comunidades, pero sin líderes fuertes o de mayor edad) los hace similares a otros grupos locales en el mundo musulmán con los que el autodenominado Estado Islámico (EI) ha tratado de formar alianzas.

Fuentes de inteligencia de Estados Unidos también aseguraron que el modus operandi del grupo es similar al empleado tradicionalmente por EI, aunque otros grupos islamistas radicales como Al Qaeda también tienen experiencia en organizar y llevar a cabo ataques suicidas simultáneos.

Jóvenes musulmanes de Sri Lanka fueron a luchar para el EI en las guerras en Siria e Irak y luego de que el grupo perdiera sus últimos bastiones en el Medio Oriente, se cree que muchos de sus combatientes han regresado a sus países.