Rick Rentería en medio de otra reconstrucción en Chicago

Cuando Rick Rentería aceptó ser el manager de los Medias Blancas de Chicago por tres años sabía muy bien que se estaba metiendo en otro proceso de reconstrucción en la Ciudad de los Vientos. La primera experiencia de ese tipo no terminó muy bien para el único dirigente mexicoamericano de Grandes Ligas.

"Estamos muy entusiasmados con la forma en que estamos avanzando, y creo que a veces tenemos que dar un paso atrás y recordar ciertas cosas que queremos ser capaces de lograr en el desarrollo", dijo Rentería el martes en las Reuniones Invernales del béisbol en el complejo Disney de Orlando.

"Los jugadores están haciendo un buen trabajo, y de nuevo, sé que todo el mundo habla ¿qué son las ventanas? Creo que a veces los jugadores terminan cambiando esas ventanas por la forma en que se desarrollan y cuán rápido se desarrollan, y cuántos germinan al mismo tiempo, por así decirlo, de modo que realmente se haga realidad lo que haces y para que lo haces, que es ganar ", dijo Rentería.

En el primer año de Rentería, y de un evidente proceso de reconstrucción, los Medias Blancas terminaron el 2017 con marca de 67-95, solamente mejor que los Detroit Tigers en la División Central de la Liga Americana, un sector dominado por los Reales de Kansas City y los Indios de Cleveland en los últimos años.

Mientras Cleveland y los mejores conjuntos de las otras divisiones hablan de refuerzos, las principales noticias alrededor de los Medias Blancas es sobre la posibilidad de que cambien al inicialista cubano José Abreu o al jardinero venezolano Avisail García, o a ambos, quienes son por mucho los mejores bateadores del equipo.

La realidad es que Chicago no debería tener prisa en ese sentido. Entre Abreu y García, quienes disputarán sus salarios del 2018 en arbitraje, devengarán alrededor de $20 millones de dólares entre los dos y seguirán bajo control del club por dos años más.

"No estoy preocupado por las cosas que se dicen. José es el primera base de los Medias Blancas mientras no ocurra otra cosa. No sé nada de especulaciones o rumores acerca de ´Pito´. Es nuestro primera base", dijo Rentería.

Es el tipo de especulaciones y rumores que Rentería tendrá que enfrentar por mucho tiempo. De eso se tratan las reconstrucciones.

Cambiar una estructura que no funciona por una nueva. Y el proceso siempre es doloroso.

En el caso de Rentería, la primera reconstrucción en que se vio involucrado fue más traumática, pero no porque no funcionara, sino porque no estuvo allí para recoger los frutos.

Rentería firmó con los Cachorros de Chicago antes de la temporada del 2014 con la esperanza de ayudar a levantar lo que sería un equipo contendor en dos o tres años más. Pero después de su primera campaña, en la que los Cachorros tuvieron récord de 73-89, el equipo no quiso desaprovechar que Joe Maddon podía salirse de su contrato con los Rays de Tampa Bay y echó a Rentería sin ningún tipo de contemplaciones.

Rentería, quien cumplirá 56 años el Día de Navidad, fue firmado por tres años con dos opciones del club por Theo Epstein, el presidente de operaciones de los Cachorros. Lo que parecía un plan a largo plazo, se convirtió en una estadía de un poco menos de nueve meses.

Ahora en el lado sur de Chicago, aparentemente el capataz y la gerencia están en la misma página acerca de la estrategia a seguir y la duración del plan.

"Es un proceso que debemos mantener. Sabemos que necesitamos tener un club que sea capaz de ganar cerca de 95 partidos en l

"Creo que siempre que mantenga un enfoque coherente [los otros coaches y los jugadores] entenderán lo que estamos tratando de hacer a largo plazo. No creo que quieras tener un club en la reconstrucción a perpetuidad", dijo Rentería.

"Creo que en última instancia queremos llegar al punto en el que se supone que estás listo para golpear y solo tenemos que continuar eliminando puntos, manteniendo el proceso, la enseñanza, la comunicación que es necesaria para que sigamos por el camino correcto, en esta coyuntura particular, incluso para intentar ganar un juego de pelota a diario", dijo Rentería.