Para que LeBron se convierta en 'El Rey' indiscutible, debe llevar a un tercer equipo al título

De acuerdo a su propia confesión, LeBron James jugó en forma digna de un plebeyo, más que de rey, al enfrentarse a Boston el domingo.

Luchando contra una asfixiante defensiva de los Celtics comandada por Marcus Morris, James perdió el balón en siete ocasiones, convirtiendo 5 de 16 cestas y anotando apenas 15 puntos.

Así, logró escribir otra página en la creciente leyenda de Brad Stevens como entrenador.

"Los Juegos 1 siempre han sido para palpar sensaciones en mi caso. Lo pueden saber si han llegado a hacer seguimiento a mi historia", explicó James luego del revés sufrido el domingo ante los Boston Celtics por margen de 25 puntos.

Luego de una sorprendente derrota en casa ante los Indiana Pacers en otro Juego 1 el mes pasado, James explotó, convirtiendo 20 puntos en el primer cuarto del Juego 2, encaminándose a totalizar una actuación de 46 tantos.

Ganó el juego definitorio de dicha serie con una cesta al último segundo, para luego proceder, casi por cuenta propia, a barrer a Toronto con una actuación que condujo al despido del entrenador de los Raptors Dwane Casey.

Sin embargo, la interrogante para LeBron, la única verdadera interrogante en el ambiente, es qué debe hacer ahora para poder superar a estos Celtics. La pregunta existencial y de mayor repercusión es qué debe hacer LeBron James para catapultarse sobre Michael Jordan y así tomar el título del jugador más grande en la historia de la NBA.

No todos concuerdan con la idea de que Jordan es el único obstáculo que se interpone entre James y la inmortalidad del baloncesto.

Varios ex jugadores concuerdan de que colocarían a Earvin "Magic" Johnson sobre James y Jordan. Cedric Maxwell, el ex gran jugador de los Celtics que ahora funge como comentarista, me recordó el domingo pasado de que Hakeem Olajuwon, el ex ala-pívot de los Houston Rockets, fue un grande a ambos lados de la cancha.

Kareem Abdul-Jabbar fue gran responsable por seis títulos de la NBA y tenía el tiro más difícil de bloquear jamás visto en la historia de la NBA, el llamado "skyhook" o "gancho del cielo". Los aficionados de mayor edad de los Celtics insisten que Bill Russell fue el ganador más grande de todos los tiempos.

No obstante, la comparación que siempre persiste es aquélla entre James y Michael Jordan. El mito de Jordan es la montaña a la cual James es presionado a ascender.

Entonces, ¿cómo puede James subir esa montaña?

Realmente, sólo existe una manera de hacerlo. James debe hacer lo que todos los rumores indican que hará: Debe dejar Cleveland y conducir a una tercera franquicia a alcanzar un título de NBA.

La derrota tan desigual de los Cavaliers en el Juego 1 de las Finales de la Conferencia del Este desató la conversación y las conjeturas con respecto al posible destino de James. El motivo: No hay forma en la cual James pueda permanecer en Cleveland con este grupo y alzarse con un cuarto anillo.

La historia es importante para James, tal como lo demostró "El Rey" cuando le recordó a un periodista, entre paréntesis, que éste debería estar familiarizado con la forma en la cual James asume los primeros juegos de series de playoffs: "...si han hecho seguimiento a mi historia..."

No su carrera. Su historia.

Si LeBron llegara a dejar Cleveland y conducir a un tercer equipo a las Finales de la NBA, incluso los seguidores más fervioentes de Jordan deberán colocar a James en la cima del Monte Everest de la NBA.

Durante una conversación reciente, Elle Duncan, ancla de ESPN SportsCenter, me indicó que pondría a James por encima de Jordan en su lista si LeBron ganara un campeonato con su actual equipo de Cleveland.

"Si es capaz de vencer, con este equipo, a Warriors o Rockets, se colocaría por encima de Michael Jordan como el más grande de todos los tiempos, a mi criterio personal", indicó Duncan.

Para alcanzar la posteridad, James debe hacer algo que ninguna estrella que ha definido su generación ha podido hacer.

Muchos jugadores han ganado campeonatos formando parte de dos equipos distintos. Sin embargo, solamente dos de la estatura mítica de James han logrado tal hazaña.

Wilt Chamberlain comandó a los Philadelphia 76ers a un título de la NBA para luego ir a Los Ángeles y hacer lo mismo con los Lakers. Abdul-Jabbar fue el líder del primer y único campeonato de la NBA de los Milwaukee Bucks para luego sumar cinco anillos con los Lakers.

Jordan ganó todos sus títulos con los Chicago Bulls, al igual que Johnson con Los Ángeles y Russell con Boston.

Si han hecho seguimiento a la historia de James, saben que "El Rey" dejó Cleveland y ganó dos campeonatos con Miami. Volvió a Cleveland y ayudó a la franquicia a ganar su primer título de la NBA.

Ningún jugador legendario ha llevado a tres organizaciones distintas a alcanzar sendos campeonatos de la NBA. Para poder lograrlo, James deberá partir de Cleveland con destino a su última parada en el mundo del baloncesto. Quizás sea Filadelfia. Es muy probable que pare en Los Ángeles. ¿Los Knicks? Ni pensarlo.

Los Ángeles es una franquicia histórica en espera de su último salvador para saborear nuevas glorias: George Mikan, Jerry West, Elgin Baylor, Wilt, Kobe Bryant, Magic, Kareem.

¿LeBron?

Cuando revisamos la historia de jugadores que marcaron sus respectivas generaciones, hay que ver más allá del mero momento y colocar ese punto en el tiempo en contexto histórico.

Marcus Morris, de los Celtics, sabe esto muy bien y lo mencionó el domingo cuando se le preguntó el por qué estaba ansioso de marcar a James.

"¿Por qué? Porque soy un competidor", dijo Morris. "Es el mejor jugador, ¿saben? Voy a poder contarle esto a mis hijos un día".

Morris querrá decirles a sus descendientes que no sólo jugó contra James, sino que su equipo fue capaz de superar a "El Rey".

La posibilidad de que esto ocurra en realidad, se mostró muy factible después del Juego 1, aunque James indicó que se encontraba "en el nivel cero de preocupaciones a esta etapa".

"He estado en desventaja 0-1", expresó. "He estado 0-2 en contra. Me he encontrado en desventaja en otras ocasiones en la postemporada. Sin embargo, en lo personal, estoy en nivel cero de preocupaciones, sin importar lo mal que jugué esta noche, las siete perdidas de balón, lo ineficiente que estuve a la hora de encestar".

James recordó a los periodistas el domingo que estos son los playoffs de la NBA, no el torneo universitario de la NCAA, en el cual un equipo puede estar encendido por tres fines de semana consecutivos y ganar el título nacional.

Una serie a siete juegos es una máquina de la verdad.